preloaders
Portada

El saco de Tesalónica

Juan Cameniata (autor/a)
Juan Merino Castrillo (traductor/a)

A principios del siglo X la flota sarracena, comandada por León de Trípoli, un cristiano renegado, aterroriza las ciudades del Mediterráneo oriental. “El saco de Tesalónica” es la crónica de primera mano de la conquista de esa ciudad en verano del 904 y la exposición de las consecuencias nefastas que tuvo para sus habitantes, que fueron muertos o vendidos como esclavos.
El cambio súbito de la fortuna, el paso del extremo de la vida pacífica a otra llena de horror y penuria, el contraste entre libertad y necesidad, la pérdida de la ilusión del control sobre la propia existencia que la calamidad y la guerra llevan aparejada nos recuerdan, sin remedio, imágenes y situaciones como las que podemos ver todos los días en la televisión, en escenarios aún tan próximos como Siria, el propio mar Egeo o los campos de refugiados. Aunque sujeto a inevitables convenciones y estereotipos de los que da cuenta Juan Merino en su introducción, El saco de Tesalónica viene a mostrar los escasos cambios que ha experimentado la naturaleza humana pese al progreso y al transcurso de más de diez siglos.

Edición y traducción de Juan Merino Castrillo
  • Colección: Libros Singulares (LS)
  • Publicación: 22 de septiembre de 2016
  • Precio: 16,00 €
  • I.S.B.N.: 978-84-9104-457-4
  • Código: 3432773
  • Formato: Estándar, Papel
  • Tamaño: 13,00 x 19,00
  • Páginas: 160
  • Edición: 01ª edición
  • Clasificación IBIC:
      Historias reales de heroísmo, entereza y supervivencia (BTP)
      Historia medieval (HBLC1)

También recomendamos

Portada
Mitología del firmamento
Eratóstenes
Desde el principio de los tiempos el hombre ha elevado sus ojos a la bóveda celeste y se ...
Portada
Recuerdos de niñez y de mocedad
Unamuno, Miguel de
Publicados en 1908, bien entrada ya la quinta década de su existencia, Miguel de Unamuno ...
Portada
Jo sóc la Malala
Yousafzai, Malala; Lamb, Christina...
QUI ÉS LA MALALA?, VA PREGUNTAR L’HOME QUE EMPUNYAVA L’ARMA.LA MALALA SÓC JO I AQUESTA É...