preloaders
Portada

La gaceta sideral. Conversación con el mensajero sideral

Galileo Galilei (autor/a)
Johannes Kepler (autor/a)
Carlos Solís Santos (traductor/a)


Las teorías de Copérnico, que revolucionaron la astronomía y se convirtieron en el núcleo heurístico de las nuevas orientaciones científicas, no recibieron confirmación empírica hasta que Galileo descubrió, con ayuda del telescopio, que las montañas de la Luna revelaban la identidad de naturaleza de la Tierra y los astros y que las fases de Venus invalidaban radicalmente la cosmología geocéntrica, LA GACETA SIDERAL, publicada en 1610 por GALILEO GALILEI (1564-1642), y la CONVERSACIÓN CON EL MENSAJERO SIDERAL, réplica de JOHANNES KEPLER (1571-1630) aparecida el mismo año, exponen los nuevos descubrimientos astronómicos y analizan las dificultades ópticas y filosóficas derivadas de la aceptación del copernicanismo. Carlos Solís –prologuista, anotador y traductor del volumen– señala que las divergencias científicas y filosóficas entre Galileo y Kepler «han de verse contra el trasfondo de su coincidencia en cuanto grandes revolucionadores del saber clásico, ligando inextricablemente y para siempre las matemáticas y la física». Otras obras de Galileo en esta colección: «Carta a Cristina de Lorena» (CT 2515).
  • Colección: El libro de bolsillo>Ciencias
  • Publicación: 02 de marzo de 2007
  • Precio: 10,20 €
  • I.S.B.N.: 978-84-206-6155-1
  • Código: 3462517
  • Formato: Estándar, Papel
  • Tamaño: 11 x 17,5
  • Páginas: 272
  • Edición: 01ª edición
  • Clasificación IBIC:
      Historia de la ciencia (PDX)
      Astronomía, espacio y tiempo (PG)

También recomendamos

Portada
Notas autobiográficas
Einstein, Albert
Estas “Notas autobiográficas” son prácticamente el único intento realizado por Albert Ein...
Portada
Cómo funciona el cerebro
Mora, Francisco
¿El mundo que vemos, tocamos, olemos, existe como tal fuera del cerebro o lo crea nuestro...
Portada
El dios de cada uno
Mora, Francisco
La idea del Dios único y universal es muy joven. Nació a la vez que la escritura, hace ap...