preloaders
Portada

El año que pasé en la bahía de nadie

Peter Handke (autor/a)
Eustaquio Barjau Riu (traductor/a)

Gregor Keuschnig ya no es un diplomático sino un escritor, asentado en la «bahía de nadie», un lugar boscoso cercano a París, en el que se reúne con unos amigos con los que inicia un viaje de exploración del pasado y de sí mismo. Gregor Keuschnig se halla sumido en un proceso de transformación, su nombre de pila recuerda al del protagonista de Kafka en La metamorfosis. Pero la transformación propuesta por Peter Handke en esta gran novela tiene un signo distinto, viene a ser el intento de proponer una vida digna del hombre, la abolición definitiva de las «costumbres» que han llevado a la barbarie, a Auschwitz. El año que pasé en la bahía de nadie tiene algo de rendición de cuentas sobre lo que es escribir y sobre la posibilidad o imposibilidad de una «transformación» en y por la escritura. Siguiendo un camino que ya conoce el lector de las últimas obras de Peter Handke, y que admirará sin duda a quien se acerque por primera vez a él, en esta novela encontramos un minucioso ejercicio de la mirada, de la descripción-narración. Los objetos que pasan ante los ojos de Keuschnig-Handke son los que escapan a la mirada de casi todo el mundo, los que están en los «espacios intermedios» todavía velados por las apariencias.
  • Colección: Alianza Literaria (AL)
  • Publicación: 27 de mayo de 1999
  • Precio: 39,60 €
  • I.S.B.N.: 978-84-206-5444-7
  • Código: 3472013
  • Formato: Estándar, Papel
  • Tamaño: 14 x 22
  • Páginas: 592
  • Edición: 01ª edición
  • Clasificación IBIC:
      Ficción moderna y contemporánea (FA)

También recomendamos

Portada
El idiota
Dostoyevski, Fiódor
Escrita durante los años en que Fiódor M. Dostoyevski (1821-1881) deambuló por Europa acu...
Portada
Confesiones de un inglés comedor de opio
De Quincey, Thomas
De vida solitaria, bohemia, azarosa y, en ocasiones, trágica, Thomas De Quincey (1785-185...
Portada
Rojo y negro
Stendhal
En un aserradero perdido en los bosques del Franco Condado, un joven seminarista despreci...